Mas revelaciones de los dialogos del Presidente con el candidato opositor.

Mas revelaciones de los dialogos del Presidente con el candidato opositor.

Según relatos del periodista Horacio Verbitsky dando cuenta de los diálogos del presidente y el candidato opositor están llenos de laberintos con salidas no previstas e inclusivo la invitación a recorrer el laberinto tiene una sola salida que es el cambio de poder.

Tanto el gobierno saliente como el entrante aguardan con ansiedad la decisión del Fondo Monetario Internacional y de su mandante, The Real Donald. Dos semanas después de las elecciones primarias que sepultaron de votos adversos al Presidente Maurizio Macrì, su colega estadounidense y ex compañero de negocios y parrandas no ha dicho una palabra acerca de la situación argentina. Esto es particularmente significativo, tratándose de un tuiteador serial, que se saltea protocolos y jerarquías burocráticas para que el mundo sepa cuál es su pensamiento sobre cada tema, ocasión en la que también suelen enterarse los funcionarios de su gobierno a cargo de los temas en cuestión. Se diría que Donald Trump no da un dime, que es como se dice allí diez guitas, por la suerte del pibe de Franco.

El subibaja

Las PASO colocaron a los dos contendientes en posiciones inesperadas. Al perdedor le quedan más de cien días de mandato, pero ya es un fantasma sin poder, que masculla odio porque ni propios ni ajenos ya lo toman en serio. Quien lo derrotó carecerá de cualquier atributo formal durante los próximos dos meses. Pero en la cola para encontrarse con él se empujan hasta los hombres de negocios del WhatsApp cambiota. Como repite Alberto, él es sólo un candidato. Pero salvo Macrì y sus pocos devotos, nadie pone en duda que Fernández será el próximo Presidente, y todos actúan en consecuencia. La expresión arrobada de Beto Magnetto, junto a Fernando Henrique Cardoso y José Antonio Aranda, mientras Alberto decía casi todo lo que la audiencia del seminario organizado por el Grupo Clarín quería escuchar, ahorra explicaciones superfluas.

En la primera conversación telefónica, Fernández le pidió a Macrì que cuidara las reservas, tal como recomendó el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, quien se apresuró a comunicarse con el equipo del Frente de Todes, donde este ex alumno de Axel Kicillof tiene buenos contactos. Macrì a su vez le pidió que “calmara a los mercados”.

Alberto hizo su parte, lo cual motiva que ahora desde el gobierno se refieran al “dólar Alberto” y lo obliguen a aclarar que él no fija la cotización de la moneda. Macrì no cumplió con la suya.

El cuidado de las reservas no puede desasociarse del acuerdo stand-by con el FMI. En tres semanas, el organismo debería desembolsar la penúltima cuota, de 5.421 millones de dólares, y sólo restaría la última, de mil, coincidente con el traspaso de la presidencia. En el encuentro que la misión del Fondo mantuvo con Fernández antes de las PASO, el candidato y sus economistas Matías Kulfas y Cecilia Todesca Bocco expusieron ante Alejandro Werner (director del Fondo para el Hemisferio Occidental, que es como Estados Unidos llama a Subamérica) el inquietante paralelismo de las curvas de pagos del Fondo y de las divisas fugadas del país.Fuente: CIFRA, informe 31, 2019.

Werner es un argentino que se crió en el exilio mexicano de su padre, funcionario del equipo de José Gelbard en la CGE, y tiene más simpatía que comprensión por este país que fue el de su infancia.

El segundo diálogo telefónico ocurrió el domingo 18. Macrì llamó y agradeció la entrevista que Fernández concedió ese día a Clarín.

Está muy bien. Pero lo que dijiste de renegociar con cada bonista no ayuda— comenzó.

Fernández se fastidió:

—Siempre hacés lo mismo. Querés pedir algo, pero empezás con un reproche.

Es que insinúa la idea de un default.

—Parece que todavía no entendiste que el problema no somos nosotros sino ustedes.

Pero ustedes tienen una historia.

—A tu gobierno le desconfían, no al nuestro, que todavía no empezó.

Pero mucho depende de vos. Deberías aceptar la invitación del Citi y viajar a Nueva York para tranquilizar a los inversores— insistió Macrì.

Aludía a la carta del banco transnacional que El Cohete publicó hace una semana y que el candidato ni se molestó en responder. Que un Presidente haga lobby ante su sucesor en favor de un banco extranjero es un escalón más bajo en la degradación a la que el PRO ha sometido al país. Fernández no le tiene demasiada paciencia a Macrì.

—Cortala y cuidá las reservas, que por ahora es tu responsabilidad— le respondió.

 



Compartir noticia

Comentarios